Juan Manuel era un joven tímido con gran pasión por las armas y obsesionado con la matanza de Columbine