George evita ser desahuciado gracias a la generosidad de un desconocido