Cristina se lleva una canastilla de '¡Llama a la comadrona!'