Los convocantes de la huelga hablan de un 83% de seguimiento, el Gobierno de un 20%