Los vecinos de un barrio de San Fernando evitan un secuestro