Los atletas españoles, nerviosos con la posibilidad de que los juegos se celebren en Madrid