Las mafias de 'la patada en la puerta' ocupan pisos de la Guardia Civil