Cada mes, más de un millón de personas en Europa comparten coche para viajar y ahorrar