Kiko Rivera, destrozado después de perder la custodia de su hijo Francisco