Emilia llevaba diez años sin ver a su familia