Sánchez, Rivera e Iglesias intercambiaron ataques, propuestas y alguna que otra risa