Malen Ortiz, ¿víctima de un rito satánico?