Rajoy y Sánchez, muy serios en su saludo