Anna Allen, la actriz que se inventó una vida en Hollywood