Una sentencia judicial equipara el ejercicio de la prostitución a cualquier empleo