Feliciano y Saray Muñoz, cariñosos y abrazados por las calles de Madrid