Froilán, de fiesta en fiesta