Vivir en Manhattan es un lujo que solo los millonarios pueden permitirse