Torbe conseguía el dinero de sus películas a través de un empresario ucraniano