La avaricia del Palmar de Troya: apartamentos, coches de lujo y un templo