El Rey retoma su agenda pese al bloqueo