Un club de fumadores que funciona con "donativos": la última moda de los 'after' ilegales