Aguirre, sobre los profesores