Las dos cartas de Ana Julia reflejan su verdadera personalidad y la estrategia legal