Carlos Moyá, ¡menudo padrazo!