Dámaso tira los trastos a todos