Elisa Calvente: la declaración