Liberia, una niña robada