Madrid, preparado para el Papa