Miguel Pascual Bibiloni, la competencia de Bartolomé Cursach en los negocios de la noche mallorquina