El cuerpo de Paz, la primera desaparecida en Asturias, presenta claros síntomas de violencia