A menos de un día del Real Madrid- PSG, el negocio de la reventa está a toda máquina