Toxicómanos y sintechos amenazan la convivencia en el barrio sevillano de La Macarena