La amarga relación entre Soraya y Cospedal hace notoria la escisión en el PP