El brutal vandalismo de los antisistema contra los turistas en Barcelona