La brecha salarial en España cada vez es mayor: las mujeres cobran un 23% menos