Un compañero de cárcel de Charlín: “De tonto no tiene un pelo, se cubría las espaldas”