Amador dejó de gestionar el museo porque organizó dos fiestas en las naves