Anna y su madre no contaban con que su padre se enterara, según E. Goñi