La autora del reportaje de Corinna llama a la policía para evitar a la prensa