Chabelita y Alejandro, ¿ruptura o montaje?