El duque de Huéscar y Cayetano M. de Irujo evitan coincidir en la tumba de su madre