Fran Rivera alega que su infancia desestructurada le convirtió en un hombre desafectivo