La Infanta Cristina se niega a renunciar a sus privilegios, según Paloma Barrientos