Jessica y Triana, dos gotas de agua