J. Fernando, muy recuperado, abandona el chalet familiar con su hermana