Kiko, feliz con la concesión del tercer grado y la inminente salida de prisión de su madre