La baronesa Thyssen vende su cuadro por 28 millones de euros