Los Contreras, arruinados, pero cada uno en su casa de 1.500 euros mensuales