La puja por Ambiciones queda desierta